Autenticas del Perú

  • nuestra en Entel

Date un Gusto

¡Date una vuelta!: Esas ventajas de caminar por la ciudad

por opratel

No lo hagamos complicado, ni tan espiritual. Vayamos al grano: caminar hace bien. Pero, ¿por qué? Dejemos de lado el efecto que tiene en tu sistema circulatorio; eso que los doctores aseguran: caminar lleva sangre al corazón. Y es que –aunque no lo creas-, el corazón no tiene fuerza suficiente para hacerlo. Es un tanto sensible y necesita la ayuda de todo el cuerpo.

Dejemos de lado, también, el efecto que tiene en tu sistema nervioso: cuando caminas, te relajas. El oxígeno fluye de tal manera que tu nervio vago (que está a la altura del cuello) se prende, y cuando eso sucede todo se laxa… hasta el cerebro.

Así, dejando de lado los hechos científicos, hay más razones por las qué darse una vuelta. Para empezar, no hay nada como ver a la gente manejando apurada mientras tú caminas si un horario que cumplir. Es cruel, pero es cierto: hay una suerte de placer en saber que esa no eres tú. Al dar una vuelta, además, puedes hacer cosas tan deliciosas como tomar un juguito, comer un poco de maní o tomar una cerveza bien fría.

Es cuando decides no estar postrada en tu cama buscando una serie en Netflix, que te sientes más útil que antes: tus piernas se mueven, tu cuerpo se mueve… Todo se mueve y eso te pone de buen humor. Eres libre. Nada te aprisiona. Eres dueña de esa pista, de esa acera. Eres dueña de esa calle, al menos por 10 minutos.

Y es cuando te das una vuelta por el barrio que tarareas, que sonríes al ver perros jugando, que tomas decisiones, que te despejas y que te das cuenta que es momento de cambiar algunas cosas y mantener otras tal y como están. Es cuando caminas que reina tu silencio; el caos de la ciudad ya no te importa tanto. Es cuando das un paso tras paso que te cuestionas, te preguntas mil cosas y no te juzgas. Quizás hasta te molestas, pero dos cuadras después tendrás todo solucionado.

Sal a caminar y date cuenta de lo que haces en tus días. Luego, imagínate en una playa con arena blanca o quizás envuelta en nieve. ¡Camina! Que es gratis y la noche se presta para hacerlo. Date una vuelta y convéncete que de pronto no eres extraordinaria, pero que así todo está más que perfecto.

 

Déjanos tu comentario!
opratel
opratel