Autenticas del Perú

  • nuestra en Entel

Cuídate

Encuentra la calma con dos minutos

por Auténtica

La meditación no está solo en sentarse. También lo está cuando cocinas, cuando corres, cuando lees y cuando respiras profundo y lo mejor de todo, toma menos tiempo de lo que crees.

¿Te pasa que crees que el día es muy corto, que no tienes tiempo para nada? ¿Te pasa que llegas a casa exhausta, con ganas de no hacer nada y hasta te sientes muy estresada? Seamos sinceras, no es muy fácil estar tranquila en esta ciudad inmensa. Y a esto súmale que quieres ser mejor en tu trabajo y en casa. Pero tranquila, hay formas de encontrar la calma.

Judith Hanson, terapeuta física y profesora de yoga restaurativo escribió: “Si crees que no tienes tiempo para relajarte, es porque más necesitas relajarte”. Tiene sentido.  

Las mejores formas es siendo consciente de lo que haces: si cocinas, por ejemplo, prueba hacerlo sin la televisión prendida  y con el celular en otro lado. Que se vuelva casi una meditación. Siente las texturas, disfrutas de los aromas y escucha las mezclas. Si sales a correr o practicas cualquier otra deporte, escanea constantemente tu cuerpo: ¿Cómo se siente en ese momento, qué esta tenso y qué no?

Con ejercicios tan simples como estos, puedes encontrar calma. La mente a veces solo necesita menos estímulos, concentrarse en menos cosas para así bajar las revoluciones. Y cuando la mente se relaja, el cuerpo también.

Apóyate en tu respiración

Otra manera de calmarte en poco tiempo es respirando. El truco está en el ritmo y en la cuenta. Inhala mientras cuentas mentalmente por ocho segundos. Retienes el aire por cuatro, y exhalas por la nariz por ocho segundos. Lo puedes practicar sentada cuando recién te despiertas, en tu oficina, o echada boca arriba en la cama justo antes de dormir. Prueba por dos minutos. Siente la diferencia.

Déjanos tu comentario!
Auténtica on FacebookAuténtica on InstagramAuténtica on Youtube
Auténtica
Auténtica
Auténticas somos todas. Todas nosotras que Luchamos por las cosas con las que no estamos conformes, las que trabajamos hasta dormidas; nosotras que hablamos sin filtro.
Amamos, lloramos, reímos, odiamos.
Auténticas porque no tenemos miedo.